revista_digital-logo

Biofertilizante: Docente de Tilcara promueve exitoso proyecto

En una escuela rural de Tilcara, Gabriel Chambi logró contagiar su entusiasmo con proyectos sustentables entre estudiantes y logró un exitoso proyecto. Los jóvenes relataron “el viaje a la sustentabilidad” detallando cómo produjeron el biofertilizante con base en guano de cabra, que luego promocionaron entre los productores de la zona para que lo apliquen en sus cultivos.

Gabriel Chambi, docente de la Escuela N° 4 de Colonia San José, se refirió al último proyecto con el que trabajó con adolescentes de una zona rural del departamento Tilcara, que consistió en la producción de un biofertilizante con base en guano de cabra. Con el proyecto, los jóvenes ya se destacaron en una instancia de la Feria de Ciencias  y recientemente viajaron a presentarlo a San Salvador de Jujuy, durante la Feria del Libro.

Los estudiantes también elaboraron un video para detallar cómo desarrollaron el proyecto que en principio apuntaba a poder producir  croquetas de “cholonca”,  fruto del churqui de la zona con el objetivo de que sirva para alimentar a las cabras, pero desistieron porque no encontraron suficiente información para desarrollarlo. También descartaron la idea de producir biogás, debido a que al analizar el tema encontraron que podía ser peligroso, por lo que eligieron finalmente otras de sus ideas, desarrollar un biofertilizante que finalmente lograron con éxito.

“No es la primera vez que hacemos este tipo de trabajo en la escuela, ya el año pasado trabajamos  con macetas biodegradables de guano de llama. Eso hicimos con los chicos de Puesto del Marqués”, explicó Chambi. Detalló que la Escuela tiene doce sedes en toda la provincia, por lo que en cada destino busca promover el mismo tipo de objetivo.

“La idea es que en un futuro la escuela pueda tener una diversidad de bioproductos para poder autosustentarse, proveerse de esos elementos  y poder generar alguna alternativa en la misma escuela, ya sea invernaderos o invernaderos hidropónicos, y proveer a las comunidades estos bioproductos”, precisó Chambi. Puntualizó que, de esta manera, se busca promover el cuidado del medio ambiente de una manera sustentable.

El docente plantea que la idea de la escuela -y especialmente de su materia-, buscar que los jóvenes participen en sus comunidades generando alternativas sustentables a diferentes problemáticas. Por ello con cada grupo de estudiantes que le toca a cargo, fomenta éste tipo de conocimientos e impulsar proyectos, como parte del contenido de la materia Ética que dicta. Chambi se formó como docente de Ciencias Políticas, sin embargo relató que los aspectos de agronomía y bioproductos los fue aprendiendo con la visita de ingenieros que llegaron a Puesto del Marques en 2022. Esos profesionales lo orientaron, mientras éste año tuvo la guía de otros profesionales de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Jujuy, y de un grupo especializado en bioles (abono o biofertilizante) de Buenos Aires.

Anticipó también que para el próximo año están pensando en trabajar en la línea de conocimientos ancestrales en función de las plantas medicinales. También planifica para una próxima instancia trabajar otro tipo de proyectos, siempre que sean sustentables, con la finalidad de  empezar a variar los bioproductos que pueda fabricar la escuela, debido a que tiene una orientación agro-ambiental.

El biofertilizante de guano

El biofertilizante que desarrolló con sus estudiantes de la escuela rural de Tilcara fue toda una proeza para los jóvenes quienes detallaron cada paso y registraron en un video el proceso, que relataron significó “un viaje a la sustentabilidad y al cuidado del medio ambiente”.

Una de las alumnas, Aylen Velásquez acompañada por su par Erica Lamas, explicó la motivación: “desde el principio nos dimos cuenta de la importancia de proteger nuestro entorno. Queríamos hacer algo significativo, algo que marque la diferencia en nuestra comunidad”, expresó.

Otro de los jóvenes sostuvo que descubrieron que el guano de cabra, que está al alcance porque hay productores en la zona que los cría, podría convertirse en una solución. Por ello se propusieron crear un biofertilizante con base en este insumo natural.

A modo de receta detallaron que para elaborarlo necesitaron dos vasos de melaza de fruta, que aclararon se puede hacer con cualquier fruto descompuesto y cáscaras; dos vasos de cenizas y cuatro kilos de guano de cabra, que mezclaron con ocho litros de agua y tras revolver filtraron la mezcla con una tela. Luego siguieron trabajando con las cenizas, tamizándola para eliminar residuos.

El proceso incluyó un bidigestor, que crearon usando dos bidones y dos botellas descartables, mangueras, cúpulas y pegamento. Luego unieron mangueras con las botellas, que contenía agua de modo que los gases liberados se disuelvan en esos descartables y no causen mal olor.

“Aprendimos sobre química, procesos naturales y cómo convertir el guano en un fertilizante orgánico y poderoso”, precisó Velásquez. Otro de los jóvenes recordó que tras elaborar el biofertilizante organizaron un taller al que invitaron a los productores agrícolas de la zona donde les explicaron el procedimiento para elaborar sus propios biofertilizantes, que le permitan cuidar la tierra.

Se expresaron orgullosos Alex Salas, Lionel Cruz y Sebastián Cardozo, quienes también integran el grupo de alumnos y expresaron satisfacción por la respuesta de la comunidad  a quien le presentaron su producto, que aspiran a que se use de manera que pueda ayudar a producir al mismo tiempo que se cuida la tierra.

Facebook
WhatsApp
X
LinkedIn

Noticias relacionadas

12 junio, 2024
Esta obra de mitigación en Tilcara, financiada por la CAF y presentada a Nación, permitirá ordenar la ciudad y conectar a otro sector del pueblo. Con múltiples beneficios para los lugareños, la obra avanza a buen ritmo después de la pausa por condiciones climáticas. El nuevo puente resolverá cuestiones de circulación y estructura urbana.
7 junio, 2024
El pavimento sustentable en Perico es un ejemplo tangible de cómo la innovación y la colaboración pueden impulsar la sostenibilidad. La inauguración de la calle Maimará es un claro ejemplo de cómo la innovación tecnológica puede integrarse con la responsabilidad ambiental y el desarrollo comunitario.
5 junio, 2024
La vacuna ARVAC contra COVID-19 fue desarrollada por especialistas del CONICET, de la UNSAM y de la Fundación Pablo Cassará. En este desarrollo, aprobado por ANMAT y que hoy se produce y se comercializa, participaron más de 600 profesionales y 2.000 voluntarios.