revista_digital-logo

Impulso económico y prácticas sostenibles en la industria del limón del noroeste argentino

La industria del limón se ha convertido en una piedra angular de la economía local y nacional. Con condiciones climáticas ideales y una producción constante, el país se ha posicionado como uno de los principales productores y exportadores de limón del mundo. Además, se están aplicando prácticas sostenibles para garantizar un futuro respetuoso con el medio ambiente.

En lo que se refiere a limones frescos, Tucumán es el primer exportador y productor de limones de Argentina y el cuarto exportador de limón fresco del mundo. El limón tucumano se encuentra disponible en los meses de mayo a agosto, en los cuales lidera el mercado mundial junto a Sudáfrica. Hay países del hemisferio norte, como España, que, para optimizar el uso de sus empaques citrícolas, compran limones tucumanos en los meses en los que no cuentan con disponibilidad propia, para ser re exportados.

Las modernas técnicas de cultivo, como el riego por goteo y la fertilización, maximizan la producción y la calidad de la fruta. La recolección se realiza manualmente para garantizar la selección de limones maduros y de alta calidad.

Impacto económico

La industria del limón desempeña un papel vital en la economía argentina. Proporciona empleo a miles de personas en las regiones productoras, genera importantes ingresos a través de las exportaciones y contribuye a la estabilidad económica de la zona norte del país.

Las exportaciones de limón son una importante fuente de divisas, que ayudan a mantener la balanza comercial. En 2019, las exportaciones fueron de US$ 518 millones para todo el rubro de limón y derivados industriales, lo que equivale al 54,43% del total de las exportaciones de Tucumán. Estados Unidos y la Unión Europea aparecen como los principales destinos de los limones argentinos. Estas exportaciones de limón contribuyen significativamente a la economía nacional. En ese sentido, el país se ha centrado en la producción de limones de alta calidad para el mercado internacional, lo que le ha permitido mantener precios competitivos y estables. Sin embargo, los precios pueden variar dependiendo de la oferta y la demanda, así como de factores climáticos y económicos en los mercados de destino.

Prácticas sostenibles

La industria del limón en Argentina ha implementado sistemas de riego eficientes, prácticas de gestión integrada de plagas y el uso de fertilizantes respetuosos con el medio ambiente. Además, se están desarrollando iniciativas para reducir el uso de agroquímicos y promover la agricultura ecológica, garantizando un cultivo sostenible a largo plazo.

Los productores empezaron a adoptar métodos ecológicos, a reducir el uso de agroquímicos y a explorar técnicas de cultivo orgánico. Este cambio alineó a la industria con los estándares internacionales de sostenibilidad. En ese sentido, la adopción de estas prácticas en el cultivo del limón es un avance significativo tanto para la industria como para el medio ambiente.

Dado el clima árido de algunas regiones productoras de limones, la gestión eficiente del agua es crucial. Muchos productores han implantado sistemas de riego por goteo para minimizar el consumo de agua. Así no sólo se conserva este valioso recurso, sino que también se reduce el riesgo de erosión del suelo y de escorrentía de nutrientes.

En cuanto a lo que es el GIP, el uso de estas técnicas ayuda a reducir la dependencia de los pesticidas químicos. Para controlar las plagas se emplean insectos beneficiosos, depredadores naturales y una cuidadosa vigilancia. Este enfoque no sólo es respetuoso con el medio ambiente, sino también rentable para los agricultores.

Algunos agricultores se han pasado al cultivo ecológico del limón. Esto implica evitar los pesticidas y fertilizantes sintéticos, confiar en métodos naturales para el control de plagas y promover la salud del suelo mediante el compostaje y el cultivo de cobertura. Los limones ecológicos son muy apreciados en los mercados internacionales y pueden alcanzar precios superiores.

La industria del limón en Argentina también ha estado trabajando activamente en la reducción del uso de agroquímicos para minimizar su impacto en el medio ambiente. Esto incluye la optimización de la aplicación de fertilizantes y pesticidas para reducir el exceso de escorrentía y contaminación.

Por último, existen varios programas de certificación de sostenibilidad en los que pueden participar los productores de limón. Estos programas evalúan y verifican las prácticas agrícolas sostenibles, ofreciendo a los consumidores la garantía de que los limones que compran se producen con un impacto medioambiental mínimo.

Desafíos y perspectivas de futuro

Aunque la industria del limón en Argentina ha recorrido un largo camino, todavía se enfrenta a varios desafíos e incertidumbres:

Los precios del limón pueden verse influidos por diversos factores, como las condiciones meteorológicas, los cambios en la demanda y los acuerdos comerciales internacionales. Las fluctuaciones repentinas pueden afectar a los ingresos de los productores.

El cambio climático preocupa cada vez más a la agricultura mundial. El sector del limón no es inmune a los efectos de los fenómenos meteorológicos extremos, los cambios en los patrones de precipitaciones y el aumento de las temperaturas. Las estrategias de adaptación son esenciales. A pesar de las prácticas integradas de gestión de plagas, las plagas y las enfermedades todavía pueden suponer una amenaza para los cultivos de limón. Es necesario seguir investigando y adaptándose para hacer frente a los nuevos retos.

Aunque la industria se ha centrado en unos pocos mercados de exportación clave, la diversificación en nuevas regiones y mercados puede proporcionar una mayor estabilidad y oportunidad. Las perspectivas de futuro para la industria argentina del limón siguen siendo prometedoras, pero requerirán una inversión continuada en investigación, sostenibilidad y adaptabilidad para abordar estos retos con eficacia.

La industria del limón en las regiones del norte de Argentina representa una historia de crecimiento, transformación y sostenibilidad. Lo que comenzó como un modesto mercado nacional se ha convertido en una potencia mundial. Las prácticas sostenibles y la responsabilidad medioambiental están ahora a la vanguardia de las prioridades de la industria, posicionando a Argentina como líder en producción agrícola responsable.

Mientras Argentina sigue exportando sus limones de alta calidad a países de todo el mundo, el impacto económico de la industria es innegable. Aunque persisten los retos, la industria del limón sigue siendo resistente y adaptable y está preparada para un futuro prometedor donde seguirá beneficiando a la nación en los años venideros.

Fuente:  Reporte Asia

Facebook
WhatsApp
X
LinkedIn

Noticias relacionadas

12 junio, 2024
Esta obra de mitigación en Tilcara, financiada por la CAF y presentada a Nación, permitirá ordenar la ciudad y conectar a otro sector del pueblo. Con múltiples beneficios para los lugareños, la obra avanza a buen ritmo después de la pausa por condiciones climáticas. El nuevo puente resolverá cuestiones de circulación y estructura urbana.
7 junio, 2024
El pavimento sustentable en Perico es un ejemplo tangible de cómo la innovación y la colaboración pueden impulsar la sostenibilidad. La inauguración de la calle Maimará es un claro ejemplo de cómo la innovación tecnológica puede integrarse con la responsabilidad ambiental y el desarrollo comunitario.
5 junio, 2024
La vacuna ARVAC contra COVID-19 fue desarrollada por especialistas del CONICET, de la UNSAM y de la Fundación Pablo Cassará. En este desarrollo, aprobado por ANMAT y que hoy se produce y se comercializa, participaron más de 600 profesionales y 2.000 voluntarios.