revista_digital-logo

Teleférico de La Paz – El Alto: Innovación y transformación de la movilidad urbana

Desde las alturas, las ciudades de La Paz y El Alto se conectan de manera fluida y sostenible gracias al innovador sistema de teleférico implementado en Bolivia. Este proyecto, que data de septiembre de 2012, fue revolucionado la forma en que los ciudadanos se desplazan, brindando accesibilidad, eficiencia y una experiencia única de transporte público.

Con un origen marcado por la visión gubernamental de mejorar la conectividad entre ambas ciudades, el sistema de teleférico fue concebido como una respuesta integral a los desafíos de movilidad urbana. Desde su primera línea inaugurada en mayo de 2014, hasta la expansión y consolidación de una red que abarca diez líneas en total, este proyecto ha sido un referente mundial en cuanto a innovación en transporte público sostenible.

Posee diez circuitos, las Líneas Roja, Amarilla, Verde, Azul, Naranja, Blanca,  Celeste, Morada,   Café y  Plateada, cuyos colores inicialmente fueron pensados para representar los colores de la bandera Wipala. Los últimos anuncios del gobierno boliviano indican que pronto se comenzará a desarrollar la extensión de la línea Morada que permitirá  los usuarios llegar hasta el Aeropuerto Internacional de El Alto,  del área metropolitana de La Paz ubicado a 4.060 metros sobre el nivel del mar (msnm).

Una de las características más destacadas de este sistema es su compromiso con la inclusión social y la igualdad de género. La implementación de la “Tarjeta Mujer” en 2016, que ofrece beneficios especiales a las mujeres usuarias, es un claro ejemplo de cómo el teleférico no solo busca facilitar el desplazamiento, sino también garantizar la seguridad y el bienestar de todos sus usuarios.

Pero más allá de su impacto social, el Teleférico de La Paz – El Alto fue reconocido por su contribución a la sostenibilidad ambiental. Equipado con paneles solares que alimentan la iluminación y la conectividad, este sistema de transporte representa un avance significativo hacia la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y el uso de energías renovables.

Sin embargo, como todo proyecto de esta envergadura, el teleférico no está exento de críticas y desafíos. La percepción de los ciudadanos respecto a su costo y eficacia varía según diversos factores, incluyendo el contexto político y económico. Mientras algunos cuestionan la accesibilidad económica del servicio, otros destacan su utilidad en momentos de congestión vial o paros de transporte.

Carmen Medinaceli, una usuaria, expresó su preocupación por el precio del servicio, señalando que aunque el sistema cuenta con paneles solares, el costo de 3 bolivianos (0,375 dólares o 375 pesos argentinos aproximadamente) cuando en El Alto es 1,50 bolivianos por considerar que pasaje podría limitar su acceso masivo.

Sin embargo, destacó la eficiencia de las líneas Amarilla y Dorada en horas pico, especialmente para los trabajadores que se desplazan desde El Alto a La Paz. “Ahí sí amerita y es muy útil para las personas que viven en El Alto y vienen a trabajar aquí en La Paz, les costaría 2,50 de bajada y según la zona donde viven tendrían que tomar dos o tres minibuses”, precisó Medinaceli.

Otro punto de debate es la justificación del costo en ciertos tramos, como en la línea Azul, donde algunos consideran que el valor del pasaje no se corresponde con la distancia recorrida. A pesar de ello, se reconoce el valor turístico de algunas líneas, como la Verde, que ofrece vistas panorámicas de la ciudad.

Además, se resalta la importancia del teleférico en situaciones de paro de transporte, donde se convierte en una alternativa segura y eficiente para los usuarios. La próxima extensión de una línea morada hasta el Aeropuerto también es recibida con optimismo.

En contraposición, Edmundo Alfaro elogió la revolución que significó el teleférico en la movilidad urbana, destacando su capacidad para reducir los tiempos de viaje en comparación con el transporte público tradicional.

“Ha ayudado bastante en unir las dos ciudades puesto que la topografía de la de La Paz con El Alto es única.  Pese a que se toman bastantes líneas, hay que hacer transbordo, pero es interesante, se avanza mucho más rápido y sí, en definitiva el teleférico ha ayudado muchísimo a acortar distancias en la ciudad”, expresó un usuario en uso, Edmundo Medinaceli.

En este sentido, consideran que es fundamental continuar trabajando en la optimización y ampliación de la red, garantizando que el teleférico siga siendo una opción atractiva y viable para todos los ciudadanos. La planificación de futuras expansiones, como la extensión de la línea morada hasta el Aeropuerto anunciada, estaría demostrando el interés en mejorar la movilidad urbana y la calidad de vida de los habitantes de La Paz y El Alto.

Su historia

La historia de este sistema de transporte implementado en Bolivia, datan de septiembre de 2012 en que el gobierno boliviano firmó un contrato con una compañía austriaca, Dopplemayr, para desarrollar un sistema de teleférico que conectara las ciudades de La Paz y El Alto. Tres líneas fueron aprobadas, con un presupuesto total de 235 millones de USD y una longitud del sistema de 10 km.

Desde el inicio de operaciones (la primera línea abrió en mayo de 2014), las tres líneas han movido más de 40 millones de pasajeros. En julio de 2014 el gobierno anunció una segunda fase para construir más líneas y completar la red. El sistema La Paz–El Alto ya es la red urbana de teleférico más larga (y alta) del mundo.

EN  2014 se implementó el Sistema de Transporte por Cable Mi Teleférico, un proyecto que se creó con  la finalidad de mejorar la eficiencia del transporte público en la ciudad, por lo cual   se implementaron 10 líneas de operación las Líneas Roja, Amarilla, Verde, Azul, Naranja, Blanca,  Celeste,   Morada,   Café y  Plateada  con una extensión de 31.6 km, y más de 36 estaciones con capacidad para transportar cerca de 250 mil pasajeros, constituyéndose en la red de transporte público por cable más extensa del mundo en el año 2024.

 

Facebook
WhatsApp
X
LinkedIn

Noticias relacionadas

24 mayo, 2024
Los mandatarios de Jujuy, San Juan, Catamarca, Salta y Mendoza firmaron una declaración conjunta resaltando la importancia estratégica de coordinar esfuerzos para impulsar el desarrollo de la minería del cobre, un recurso clave para la transición energética global.
22 mayo, 2024
La empresa jujeña espera una molienda de caña 8% superior a la de 2023. Ledesma es el primer productor de azúcar de la Argentina, con el 17 por ciento del total, y también produce papel y alcohol a partir de la fibra de caña de azúcar.